Acetaminofén

Icono Enfermedades para las que se indica

El Acetaminofén se usa para aliviar el dolor leve y el dolor moderado, desde dolores de cabeza, musculares, de garganta, de muelas, de espalda; períodos menstruales, resfriados, reacciones a las vacunas y para reducir fiebre.

Puede también usarse para aliviar el dolor de osteoartritis (artritis causada por el deterioro del recubrimiento de las articulaciones).

El Acetaminofén se encuentra en una clase de medicamentos llamados analgésicos (calmantes para el dolor) y antipiréticos (para bajar la fiebre). Funciona al cambiar la forma en que el cuerpo siente el dolor y por el enfriamiento del cuerpo.

Icono Modos de uso

El acetaminofén viene en forma de tabletas, tabletas masticables, cápsula, suspensión o solución (líquido), de liberación gradual (de acción prolongada) comprimidos, y la tableta de desintegración oral (pastilla que se disuelve rápidamente en el boca), para tomar por vía oral, con o sin comida.

También viene en forma de supositorios para usar por vía rectal.

Si le estás dando a tu hijo acetaminofén, lee la etiqueta del envase para asegurarte de que es el producto adecuado para la edad del niño. No le des a los niños productos de acetaminofén que están hechos para adultos. Algunos productos para los adultos y los niños mayores pueden contener demasiado acetaminofén para un niño más pequeño. Revisa la etiqueta del envase para ver la cantidad de medicamento que el niño necesita. Si sabes cuánto pesa tu hijo, dale la dosis que coincida con ese peso en la carta. Si no sabes el peso del niño, dale la dosis que coincida con la edad del niño. Pregúntale al médico si no sabes qué cantidad de medicamento debes darle a tu hijo.

El acetaminofén viene en combinación con otros medicamentos para tratar la tos y los síntomas del resfriado. Pregúntale a tu médico o farmacéutico sobre qué producto es mejor para tus síntomas.

Comprueba las etiquetas de los productos fríos cuidadosamente antes de usar dos o más productos al mismo tiempo. Estos pueden contener el mismo ingrediente activo y tomarlos juntos podría causar una sobredosis.

Toma las tabletas de liberación prolongada enteras; no las partas, mastiques, rompas, o disuelvas.

Coloca la tableta oral que se desintegra (‘Meltaways’) en la boca y deja que se disuelva antes de tragar.

Agita bien la suspensión antes de cada uso para mezclar el medicamento de manera homogénea. Utiliza siempre la taza de medición o la jeringa proporcionada por el fabricante para medir cada dosis de la solución o suspensión. No enciendas los dispositivos entre los diferentes productos de dosificación; utiliza siempre el dispositivo que viene en el empaque del producto.

PARA INSERTAR UN SUPOSITORIO DE ACETAMINOFÉN EN EL RECTO, SIGUE ESTOS PASOS:

  1. Quita la envoltura.
  2. Sumerge la punta del supositorio en agua.
  3. Acuéstate sobre tu lado izquierdo y levanta la rodilla derecha hacia el pecho. (Una persona zurda debe acostarse sobre el lado derecho y levantar la rodilla izquierda).
  4. Usando el dedo, introduce el supositorio en el recto, cerca de 1/2 a 1 pulgada (1.25 a 2.5 centímetros) en los lactantes y niños, y 1 pulgada (2.5 centímetros) en los adultos. Mantenlo en esa posición durante un momento.
  5. Ponte de pie después de unos 15 minutos. Lávate bien las manos y reanuda tus actividades normales.
Icono Precauciones que debes tomar en cuenta

ADVERTENCIA:

Tomar demasiado acetaminofén puede causar daño hepático, algunas veces tan grave que es necesario un trasplante de hígado, e incluso puede ocasionar la muerte.

ANTES DE TOMAR ACETAMINOFÉN:

  • Dile a tu doctor y a tu farmacéutico si eres alérgico al acetaminofén, a otros medicamentos, o a cualquiera de los ingredientes en el producto. Pregúntale a tu farmacéutico o consulta la etiqueta del paquete para obtener una lista de los ingredientes.
  • Comunícale a tu doctor y a tu farmacéutico qué medicamentos con y sin receta, vitaminas, suplementos nutricionales, o productos a base de hierbas estás tomando o piensas tomar. No olvides mencionar los anticoagulantes (diluyentes de la sangre ‘) como warfarina (Coumadin); isoniazida (INH); ciertos medicamentos anticonvulsivos como carbamazepina (Tegretol), fenobarbital y fenitoína (Dilantin); medicamentos para el dolor, la fiebre, la tos, los resfriados; y fenotiacinas (medicamentos para las enfermedades mentales y náuseas). Tu doctor podría necesitar cambiar la dosis de tus medicamentos para evitar efectos secundarios.
  • Infórmale a tu médico si alguna vez te apareció un sarpullido después de tomar acetaminofén.
  • Dile a tu médico si estás embarazada, tienes planes de quedar embarazada o si estás amamantando. Si quedas embarazada mientras está tomando acetaminofén, llama a tu médico.
  • Debes saber que los productos de acetaminofén en combinación para la tos y el resfriado que contienen descongestionantes nasales, antihistamínicos, supresores de la tos y expectorantes, no deben utilizarse en niños menores de 2 años de edad. El uso de estos medicamentos en niños pequeños puede ser potencialmente mortal. En los niños de 2 a 11 años de edad, se debe utilizar con cuidado y sólo de acuerdo con las instrucciones de la etiqueta.
  • Si padeces de fenilcetonuria (PKU, enfermedad hereditaria en la cual se debe seguir una dieta especial para prevenir el retraso mental), debes saber que algunas marcas de tabletas masticables de acetaminofén pueden ser endulzados con aspartame, una fuente de fenilalanina.

PARA TOMAR ACETAMINOFÉN DE MANERA SEGURA, NO DEBES:

  • Tomar más de un producto que contenga acetaminofén a la vez. Lee las etiquetas de todos los medicamentos con y sin receta médica que tomas para ver si contienen acetaminofén. Ten en cuenta que las abreviaturas como APAP, AC, Acetaminophn, Acetaminoph, Acetaminop, Acetamin o Acetam podrían estar escritas en la etiqueta en lugar de la palabra acetaminofén.
  • Toma acetaminofén exactamente como indica en la receta médica o en la etiqueta del paquete. No tomes más acetaminofén ni con más frecuencia de lo que se te indica, incluso si todavía tienes fiebre o dolor. Pregúntale a tu médico o farmacéutico si no sabes cuánto medicamento debes tomar o con qué frecuencia.
  • Ten en cuenta que no debes tomar más de 4,000 mg de acetaminofén al día. Si necesitas tomar más de un producto que contenga acetaminofén, puede ser difícil calcular la cantidad total de acetaminofén que estás tomando. Es importante que pidas ayuda a tu médico o farmacéutico.
  • Informa a tu médico si sufres o alguna vez sufriste alguna enfermedad hepática.
  • No tomes acetaminofén si tomas tres o más bebidas alcohólicas cada día. Consulta a tu médico sobre el consumo seguro de bebidas alcohólicas mientras tomas acetaminofén.
  • Deja de tomar tu medicamento y llama a un médico de inmediato si consideras que has tomado demasiada cantidad de acetaminofén, incluso si te sientes bien.
Icono Posibles Reacciones Adversas

Algunos efectos secundarios pueden ser graves. Si experimentas alguno de los siguientes síntomas, deja de tomar acetaminofén y consulta a tu médico de inmediato u obtener tratamiento médico de emergencia:

  • Piel roja, descamada, o con ampollas
  • Erupción
  • Urticaria
  • Picazón
  • Inflamación de la cara, garganta, lengua, labios, ojos, manos, pies, tobillos o pantorrillas
  • Ronquera
  • Dificultad para respirar o tragar

El acetaminofén puede causar otros efectos secundarios. Llama a tu médico si tienes algún problema inusual mientras tomas este medicamento.

Icono ¿Qué hacer en caso de una sobredosis?

Si alguien toma más de la dosis recomendada de acetaminofén, busca ayuda médica de inmediato, incluso si la persona no tiene ningún síntoma. Los síntomas de sobredosis pueden incluir:

  • Náusea
  • Vómitos
  • Pérdida de apetito
  • Sudación
  • Cansancio extremo
  • Sangrado o moretones inusuales
  • Dolor en la parte superior derecha del estómago
  • Coloración amarillenta de la piel o los ojos
  • Síntomas similares a la gripe

Si la víctima se ha desmayado, tiene convulsiones, dificultad para respirar o no puede despertarse, llama inmediatamente a los servicios de emergencia al 911.

Icono Condiciones de almacenamiento

Es recomendable que mantengas este medicamento en su envase original, perfectamente cerrado y fuera del alcance de los niños. Almacénalo a temperatura ambiente y lejos del calor excesivo y la humedad (no en el baño).

Los medicamentos que ya no son necesarios se deben desechar de una manera apropiada para asegurarse de que las mascotas, los niños y otras personas no puedan consumirlos.

Sin embargo, no debes desechar estos medicamentos por el inodoro. En su lugar, la mejor manera de deshacerse de ellos es a través de un programa de devolución de medicamentos.

Datos importantes que debes conocer

Antes de realizarte cualquier prueba de laboratorio, comunícale a tu médico y al personal del laboratorio que estás tomando acetaminofén.

Pregúntale al farmacéutico cualquier duda que tengas sobre el acetaminofén.

Es importante que mantengas una lista escrita de todas las medicinas que estás tomando, incluyendo las que recibiste con receta médica y las que compraste sin receta, ya sean vitaminas y suplementos de dieta. Debes tener la lista cada vez que visites tu médico o cuando seas admitido a un hospital. Esta es una información importante en casos de emergencia.

Nombres comerciales por los que se conoce

  • Acephen Rectal Suppository®
  • Feverall Rectal Suppository®
  • Mapap Rectal Suppository®
  • Neopap Supprettes Rectal Suppository®
  • Uniserts Rectal Suppository®
  • Aceta®
  • Actamin®
  • Adprin B®
  • Anacin®
  • Apacet®
  • Apara®
  • Apra®
  • Conacetol®
  • Dolono®
  • Feverall®
  • Genapap®
  • Genebs®
  • Gericet®
  • Halenol®
  • Infantaire®
  • Liquiprin®
  • Lopap®
  • Mapap®
  • Mardol®
  • Masophen®
  • Meda Cap®
  • Pain-Eze®
  • Panadol®
  • Panex®
  • Paramol®
  • Pediapap®
  • Q-Pap®
  • Redutemp®
  • Ridenol®
  • Silapap®
  • S-T Febrol®
  • Tactinal®
  • Tempra®
  • T-Panol®
  • Tycolene®
  • Tylenol®
  • Tylophen®
  • Uni-Ace®
  • Vitapap®

Contacto

BeHealth

Somos un grupo multimedios especializado en promover la preservación de la salud física, mental y emocional de la población; a través del desarrollo de contenidos que impulsan a esta población a empoderarse y tomar el control de sus vidas.

Le ofrecemos a los ciudadanos un espacio de consulta frente a las diversas condiciones de salud que afectan su calidad de vida. ¡Recuerda QUE SIN SALUD NO TENEMOS NADA!

© Copyright 2022, Todos los derechos reservados | By BeHealth