Codeína

Icono Enfermedades para las que se indica

La codeína se usa para aliviar el dolor de leve a moderado. También se  combina con otros medicamentos para reducir la tos.

Pertenece a una clase de medicamentos de los analgésicos opiáceos (narcóticos) y a los antitusivos. Cuando se usa como analgésico, funciona al cambiar la manera en que el cerebro y el sistema nervioso responden al dolor. Cuando se utiliza como antitusivo, reduce la actividad en la parte del cerebro que ocasiona la tos.

La codeína también está disponible en combinación con el acetaminofeno (Capital y Codeína, Tylenol con Codeína), aspirina, carisoprodol y prometazina y como ingrediente en muchos medicamentos para la tos y el resfriado.

Icono Modos de uso

La codeína (sola o combinada con otros medicamentos) tiene presentación en tabletas, cápsulas y en solución (líquido) para tomar por vía oral.

Por lo general se toma cada 4 a 6 horas, según sea necesario. Sigue atentamente las instrucciones que se encuentran en la etiqueta de tu receta médica y pide a tu médico o farmacéutico que te explique cualquier parte que no comprendas.

Si ingieres codeína durante varias semanas o más, no dejes de tomar el medicamento sin hablar antes con tu médico, es posible que él disminuya la dosis gradualmente. Si dejas de tomar la codeína repentinamente, podrías experimentar síntomas de abstinencia como inquietud; pupilas dilatadas (círculos negros en el centro de los ojos), ojos llorosos, irritabilidad, ansiedad, secreción nasal, dificultad para conciliar el sueño o mantenerse dormido, bostezos, sudoración, respiración rápida, ritmo cardiaco rápido, escalofríos, vello erizado en sus brazos, náuseas, pérdida de apetito, vómitos, diarrea, calambres estomacales, dolores musculares, o dolor de espalda.

Agita bien la suspensión antes de cada uso para mezclar el medicamento de manera uniforme. No utilices una cuchara doméstica para medir tu dosis, es preferible la taza o la cuchara medidora que viene con el medicamento, o una cuchara fabricada específicamente para medir fármacos.

Icono Precauciones que debes tomar en cuenta

ANTES DE TOMAR CODEÍNA:

  • Informa a tu médico o farmacéutico si eres alérgico a la codeína, a cualquier otro medicamento o a alguno de los ingredientes que contiene el producto de codeína que planees tomar.
  • Comunícale a tu médico o farmacéutico si estás tomando o recibiendo los siguientes inhibidores de la monoamino oxidasa (MAO) o si has dejado de tomarlos durante las últimas 2 semanas: isocarboxazida (Marplan), linezolida (Zyvox), azul de metileno, fenelzina (Nardil), selegilina (Eldepryl, Emsam, Zelapar), o tranilcipromina (Parnate). Probablemente tu médico te indicará que no tomes codeína si estás tomando uno o más de estos medicamentos o si los has tomado las últimas 2 semanas.
  • Hazle saber a tu médico y farmacéutico qué medicamentos con y sin receta médica, vitaminas, suplementos nutricionales y productos a base de hierbas estás tomando o tienes planificado tomar. Asegúrate de mencionar cualquiera de los siguientes: bupropión (Aplenzin, Wellbutrin, Zyban); ciclobenzaprina (Amrix); diuréticos (‘píldoras que provocan la eliminación de agua a través de la orina’), litio (Lithobid); medicamentos para la tos, resfriados o alergias; medicamentos para la ansiedad; medicamentos para migrañas como almotriptán (Axert), eletriptán (Relpax), frovatriptán (Frova), naratriptán (Amerge), rizatriptán (Maxalt), sumatriptán (Imitrex, en Treximet) y zolmitriptán (Zomig); mirtazapina (Remeron); bloqueadores de serotonina 5-HT 3 como alosetrón (Lotronex), dolasetrón (Anzemet), granisetrón (Kytril), ondansetrón (Zofran, Zuplenz) o palonosetrón (Aloxi); inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) como citalopram (Celexa), escitalopram (Lexapro), fluoxetina (Prozac, Sarafem, en Symbyax), fluvoxamina (Luvox), paroxetina (Brisdelle, Prozac, Pexeva) y sertralina (Zoloft); inhibidores de recaptación de norepinefrina y serotonina (IRSN) como duloxetina (Cymbalta), desvenlafaxina (Khedezla, Pristiq), milnaciprán (Savella) y venlafaxina (Effexor); tramadol (Conzip); trazodona (Oleptro); y antidepresivos tricíclicos (para levantar el ánimo) como amitriptilina, clomipramina (Anafranil), desipramina (Norpramin), doxepina (Silenor), imipramina (Tofranil), nortriptilina (Pamelor), protriptilina (Vivactil) y trimipramina (Surmontil). Informa a tu médico los productos a base de hierbas que estés tomando, especialmente la hierba de San Juan y triptófano.
  • Informa a tu médico si tienes cualquiera de las enfermedades que se mencionan en la sección Advertencia, una obstrucción o estrechamiento en el estómago o intestinos, o bien, íleo paralítico (afección en la que la comida digerida no pasa a través de los intestinos). Tu médico podría indicarte que no tomes codeína.
  • Informa a tu médico si bebes o si has tenido cirugías abdominales o del tracto urinario recientemente. También si tienes o alguna vez has tenido convulsiones, enfermedad mental; hipertrofia prostática (agrandamiento de la glándula reproductiva masculina), problemas urinarios; presión arterial baja; enfermedad de Addison (condición en la que el cuerpo no produce suficiente de ciertas sustancias naturales); o enfermedad de la tiroides pancreática, de los intestinos, de la vesícula, hepática, o enfermedades renales.
  • Debes saber que este medicamento puede disminuir la fertilidad en hombres y mujeres. Habla con tu médico sobre los riesgos de tomar codeína.
  • Comunícale a tu médico si estás amamantando. No debes amamantar mientras tomas codeína, puede ocasionar respiración superficial, dificultad para respirar, respiración ruidosa, confusión, más somnolencia de lo usual, problemas para amamantar o debilidad en los niños lactantes.
  • Si vas a someterte a una cirugía, incluida una cirugía dental, informa a tu médico o dentista que estás tomando codeína.
  • Debes saber que este medicamento te puede ocasionar somnolencia. No conduzcas un vehículo ni operes maquinaria hasta que sepas cómo te afecta este medicamento.
  • La codeína puede ocasionarte mareo, aturdimiento y desmayo cuando te levantas muy rápido después de estar acostado. Esto es más común al tomarla por primera vez. Para evitar este problema, levántate de la cama despacio, apoyando tus pies en el suelo por unos minutos antes de ponerte de pie.
  • Puede producir estreñimiento. Habla con tu médico para cambiar la dieta y usar otros medicamentos para tratar o evitar el estreñimiento.
Icono Advertencia

· La codeína puede ser adictiva. Úsala exactamente como se te indica. No tomes de más ni con más frecuencia. Informa al médico si tú o alguien de tu familia bebe o ha bebido grandes cantidades de alcohol, usa o alguna vez ha usado drogas ilícitas, o ha abusado de los medicamentos con receta médica o si tiene o ha tenido depresión u otra enfermedad mental. Existe mayor riesgo de que abuses de la codeína si tienes o has tenido alguna de estas enfermedades. Habla con tu proveedor de atención médica de inmediato y pide orientación si crees que tienes una adicción a los opiáceos.

· La codeína puede ocasionar problemas de respiración graves o mortales, especialmente durante las primeras 24 a 72 horas de tu tratamiento y en cualquier momento en que incrementes tu dosis. Informa también a tu médico si tienes o alguna vez has tenido enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC; un grupo de enfermedades que afectan los pulmones y las vías respiratorias), una lesión en la cabeza o cualquier condición que incremente la cantidad de presión en tu cerebro. El riesgo de que desarrolles problemas respiratorios aumenta si eres un adulto mayor o si estás débil o desnutrido debido a una enfermedad. Si experimentas algunos de los siguientes síntomas: respiración lenta, pausas prolongadas entre respiraciones o dificultad para respirar, llama a tu médico de inmediato o busca tratamiento médico de emergencia.

· Cuando se ha utilizado codeína en niños, se han reportado casos de problemas graves que ponen en peligro la vida, como dificultad para respirar y muerte. La codeína no se debe usar nunca para tratar el dolor ni la tos en niños menores de 18 años de edad. Si a tu hijo le recetan un medicamento para la tos y la gripe que contiene codeína, consulta con el médico.

· Tomar algunos medicamentos durante tu tratamiento con codeína puede aumentar el riesgo de que experimentes problemas de respiración u otros problemas graves que pongan en peligro tu vida, dificultad para respirar, sedación o coma. Hazle saber a tu médico si estás tomando o planeas tomar alguno de los siguientes medicamentos: ciertos antibióticos como la eritromicina (Erytab, Erythrocin); determinados medicamentos antimicóticos incluyendo el ketoconazol; benzodiacepinas como alprazolam (Xanax), diazepam (Diastat, Valium), estazolam, flurazepam, lorazepam (Ativan) y triazolam (Halcion); carbamazepina (Carbatrol, Epitol, Equetro, Tegretol, Teril); ciertos medicamentos para el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), incluso indinavir (Crixivan), nelfinavir (Viracept) y ritonavir (Norvir, en Kaletra); medicamentos para enfermedad mental o náusea; otros medicamentos para el dolor; relajantes musculares; fenitoína (Dilantin, Phenytek); rifampicina (Rifadin, Rimactane, en Rifamate); sedantes; píldoras para dormir; o tranquilizantes. Si tomas codeína con cualquiera de estos medicamentos y desarrollas cualquiera de los siguientes síntomas, busca atención médica de emergencia: mareos inusuales, aturdimiento, somnolencia extrema, respiración difícil o lenta o no tienes capacidad de respuesta. Asegúrate de que tu encargado del cuidado o los miembros de tu familia conozcan cuáles son los síntomas que pueden ser graves para que puedan llamar al médico o a la atención médica de emergencia si no puedes buscar tratamiento por tu cuenta.

· Beber alcohol o usar drogas ilícitas durante tu tratamiento con codeína también aumenta el riesgo de que experimentes estos efectos secundarios graves que pongan en riesgo tu vida.

· Informa a tu médico si estás embarazada o si planeas quedar embarazada. Si tomas codeína regularmente durante tu embarazo, tu bebé puede experimentar síntomas de abstinencia que lo pongan en riesgo después del nacimiento. Informa de inmediato al médico de tu bebé si el niño experimenta cualquiera de los síntomas siguientes: irritabilidad, hiperactividad, sueño anormal, llanto agudo, temblor incontrolable de una parte del cuerpo, vómitos, diarrea o no aumenta de peso.

· No permitas que nadie más tome tu medicamento. La codeína puede dañar u ocasionarles la muerte a otras personas que tomen tu medicamento, particularmente a los niños.

Icono Posibles Reacciones Adversas

La codeína puede ocasionarte efectos secundarios. Informa a tu médico si cualquiera de estos síntomas es intenso o no desaparece:

  • Dolor de cabeza
  • Dolor de estómago
  • Dificultad para orinar

Algunos efectos secundarios pueden ser graves. Si experimentas algunos de los siguientes síntomas o los que se mencionan en la sección Advertencias, deja de tomar la codeína y llama a tu médico inmediatamente o busca atención médica de emergencia:

  • Agitación, alucinaciones (ver cosas o escuchar voces que no existen), fiebre, sudoración, confusión, ritmo cardiaco rápido, temblores, espasmos o rigidez muscular intensa, pérdida de coordinación, náusea, vómitos o diarrea
  • Náuseas, vómitos, falta de apetito, debilidad o mareos
  • Incapacidad para lograr o mantener una erección
  • Menstruación irregular
  • Menos deseo sexual
  • Respiración ruidosa o poco profunda
  • Dificultad para respirar o tragar
  • Cambios en el ritmo cardiaco
  • Sarpullido
  • Picazón
  • Urticaria
  • Cambios en la visión
  • Convulsiones
Icono ¿Qué hacer en caso de una sobredosis?

Mientras tomas codeína, es posible que se te pida que siempre tengas un medicamento de rescate llamado naloxona disponible.

La naloxona se usa para revertir los efectos que ponen en riesgo la vida en una sobredosis. Trabaja al bloquear los efectos de los opiáceos para aliviar los síntomas peligrosos causados por sus altos niveles en la sangre.

Probablemente no podrás tratarte si experimentas una sobredosis de opiáceos. Debes asegurarte que los miembros de tu familia, encargados del cuidado médico de otra persona o personas que pasan tiempo contigo conozcan cómo saber si estás experimentando una sobredosis, cómo usar la naloxona y qué hacer hasta que llegue la ayuda médica de emergencia.

Si alguien nota que estás experimentando síntomas de una sobredosis, debe darte tu primera dosis de naloxona, llamar al 911 inmediatamente y permanecer contigo y vigilarte de cerca hasta que llegue la ayuda médica de emergencia.

Tus síntomas pueden reaparecer a los pocos minutos de haber recibido la naloxona. Si esto sucede, la persona debe darte otra dosis. Se pueden administrar dosis adicionales cada 2 a 3 minutos, si los síntomas reaparecen antes de que llegue la ayuda médica.

Los síntomas de sobredosis pueden incluir los siguientes:

  • Dificultad para respirar
  • Somnolencia excesiva
  • Pérdida del conocimiento
  • Pérdida del tono muscular
  • Piel fría y húmeda
  • Desmayos
  • Mareos
  • Ritmo cardiaco lento
Icono Condiciones de almacenamiento

Conserva este medicamento en su envase, bien cerrado y fuera del alcance de los niños. Es recomendable mantenerlo a temperatura ambiente y lejos del calor excesivo y la humedad (no en el baño).

Datos importantes que debes conocer

Antes de hacerte alguna prueba de laboratorio (especialmente las que incluyan azul de metileno), informa a tu médico y al personal del laboratorio que estás tomando codeína.

Vender o regalar este medicamento puede ocasionar la muerte o dañar a otras personas y, es ilegal.

Es importante que mantengas una lista escrita de todas las medicinas que estás tomando, incluyendo las que recibiste con receta médica y las que compraste sin receta, dígase vitaminas y suplementos de dieta. Debes tener la lista cada vez que visites tu médico o cuando seas admitido a un hospital. Esta es una información importante en casos de emergencia.

Nombres comerciales por los que se conoce

Tuzistra XR® (como combinación de productos que contiene Clorfeniramina, Codeína)

Contacto

BeHealth

Somos un grupo multimedios especializado en promover la preservación de la salud física, mental y emocional de la población; a través del desarrollo de contenidos que impulsan a esta población a empoderarse y tomar el control de sus vidas.

Le ofrecemos a los ciudadanos un espacio de consulta frente a las diversas condiciones de salud que afectan su calidad de vida. ¡Recuerda QUE SIN SALUD NO TENEMOS NADA!

© Copyright 2022, Todos los derechos reservados | By BeHealth