Dexametasona

Icono Enfermedades para las que se indica

La dexametasona es un corticosteroide, es decir, es similar a una hormona natural producida por las glándulas suprarrenales. Por lo general, se usa para reemplazar este producto químico cuando tu cuerpo no fabrica suficiente. Alivia la inflamación (hinchazón, calor, enrojecimiento y dolor) y se usa para tratar ciertas formas de artritis; trastornos de la piel, la sangre, el riñón, los ojos, la tiroides y los intestinos (por ejemplo, colitis); alergias severas; y asma. La dexametasona también se emplea para tratar ciertos tipos de cáncer.

Icono Modos de uso

La dexametasona viene envasada en forma de tabletas y solución líquida para tomar por vía oral.

Sigue cuidadosamente las instrucciones en la etiqueta del medicamento, no uses más ni menos que la dosis indicada ni tampoco más seguido que lo prescrito por el doctor.

No dejes de tomar dexametasona sin antes conversar con el médico. La suspensión repentina del medicamento puede causar pérdida del apetito, malestar estomacal, vómitos, somnolencia, confusión, cefalea, fiebre, dolor en las articulaciones y músculos, despellejamiento de la piel y pérdida de peso. Si tomas dosis grandes durante mucho tiempo, el doctor reducirá la cantidad gradualmente para permitir que tu cuerpo se acostumbre antes de suspender el medicamento por completo.

Préstale mucha atención a los efectos secundarios, en especial si el médico te ha dicho que reduzcas la dosis y después de que dejes de tomar las tabletas.

Si tienes problemas, llama al doctor de inmediato. Podría ser que necesites una dosis más grande momentáneamente o comenzar a tomar el medicamento nuevamente.

Icono Precauciones que debes tomar en cuenta

ANTES DE COMENZAR A TOMAR DEXAMETASONA:

  • Infórmale al doctor y al farmacéutico si eres alérgico a la dexametasona, aspirinas, tartrazina (colorante amarillo en algunos alimentos procesados y en medicamentos) o a otros medicamentos.
  • Dile al médico qué medicamentos con y sin prescripción estás tomando, especialmente si se trata de anticoagulantes como warfarina (Cumadina), medicamentos para la artritis, aspirinas, ciclosporina (Neoral, Sandimmune), digoxina (Lanoxin), diuréticos, efedrina, estrógeno (Premarin), ketoconazol (Nizoral), anticonceptivos orales, fenobarbital, fenitoína (Dilantin), rifampicina (Rifadin), teofilina (Theo-Dur) y vitaminas.
  • Si tienes una infección fúngica (en alguna otra parte además de la piel), no tomes dexametasona sin antes conversar con el doctor.
  • Comunícale al médico si tienes o alguna vez has tenido problemas en el hígado, riñón, intestinos o al corazón; diabetes; glándula tiroides hipoactiva; hipertensión; enfermedades mentales; miastenia grave (debilidad muscular); osteoporosis; herpes en los ojos; crisis convulsivas; tuberculosis; o úlceras.
  • Hazle saber al médico si estás embarazada, tienes planes de quedar embarazada o si estás amamantando. Si quedas embarazada mientras tomas este medicamento, llama al doctor de inmediato.
  • Si vas a ser sometida a cualquier cirugía, incluyendo la dental, dile al doctor o dentista que estás tomando dexametasona.
  • Si tienes antecedentes de úlceras o tomas grandes cantidades de aspirina u otro tipo de medicamentos para la artritis, limita el consumo de bebidas alcohólicas mientras tomas este medicamento. La dexametasona hace que tu estómago e intestinos se vuelvan más sensibles a los efectos irritantes del alcohol, las aspirinas y ciertos medicamentos para controlar la artritis. Este efecto aumenta el riesgo de desarrollar úlceras, por lo que se recomienda tomarla con alimentos o leche.
  • Si el doctor te ha indicado que sigas un régimen alimenticio bajo en contenido de sal y sodio, rico en potasio y en proteínas, sigue estas instrucciones al pie de la letra.
Icono Posibles Reacciones Adversas

Aunque los efectos secundarios de este medicamento no son comunes, podrían llegar a presentarse. Comunícale al doctor si cualquiera de estos síntomas se vuelve severo o si no desaparece:

  • Malestar estomacal
  • Irritación del estómago
  • Vómitos
  • Cefalea (dolor de cabeza)
  • Mareos
  • Insomnio
  • Agitación
  • Depresión
  • Ansiedad
  • Acné
  • Aumento del crecimiento del pelo
  • Facilidad para desarrollar moretones
  • Menstruaciones irregulares o ausentes

Si experimentas alguno de los siguientes síntomas, llama al doctor de inmediato:

  • Sarpullido (erupciones en la piel)
  • Inflamación de la cara, piernas o tobillos
  • Problemas de visión
  • Resfrío o infección de larga duración
  • Debilidad muscular
  • Heces negras o alquitranadas (de color petróleo)
Icono Condiciones de almacenamiento

Conserva este medicamento en su envase, bien cerrado y fuera del alcance de los niños. Es recomendable mantenerlo a temperatura ambiente y lejos del calor excesivo y la humedad (no en el baño).

Datos importantes que debes conocer

Las visitas de seguimiento al doctor son especialmente importantes para los niños porque la dexametasona puede retardar el crecimiento óseo.

Si tu condición empeora, llama al médico, tu dosis podría ser alterada.

Lleva una tarjeta de identificación que diga que podrías llegar a necesitar dosis complementarias (escribe la dosis que tomabas antes de que el médico comenzara a reducirla gradualmente -si este es el caso-) de dexametasona durante aquellos períodos de estrés (lesiones, infecciones y ataques de asma severos). Escribe en la tarjeta tu nombre, problemas médicos, medicamentos y dosificaciones.

Este fármaco hace que las personas sean más susceptibles a desarrollar o contraer enfermedades. Si has estado expuesto a varicela, sarampión o tuberculosis o a personas con este tipo de enfermedades infecciosas mientras tomas dexametasona, llama al doctor. No te vacunes ni te realices exámenes en la piel mientras tomas este medicamento a menos que tu médico te diga que no hay problema o que te autorice.

Notifica cualquier lesión o signos de infección (fiebre, dolor de garganta, dolor al orinar y dolores musculares) que ocurran durante el tratamiento.

Tu doctor podría darte instrucciones de que te peses todos los días. Infórmale sobre cualquier aumento de peso extraño.

Si su esputo (sustancia que se expele en la tos durante los ataques de asma) es espeso o cambia de color blanquecino a amarillento, verde o gris, llama al doctor; estos cambios podrían ser una señal de la presencia de infección.

Si tienes diabetes, la dexametasona podría aumentar el nivel de glicemia. Si controlas tu glucosa (azúcar en la sangre) en la casa, examina tu sangre u orina con mayor frecuencia que la usual. Contacta con el doctor si el nivel de glucosa aumenta o si está presente en la orina; en este caso el médico podría cambiar la dosis del medicamento.

Nombres comerciales por los que se conoce

  • Decadron
  • Dexameth
  • Dexone
  • Hexadrol

Contacto

BeHealth

Somos un grupo multimedios especializado en promover la preservación de la salud física, mental y emocional de la población; a través del desarrollo de contenidos que impulsan a esta población a empoderarse y tomar el control de sus vidas.

Le ofrecemos a los ciudadanos un espacio de consulta frente a las diversas condiciones de salud que afectan su calidad de vida. ¡Recuerda QUE SIN SALUD NO TENEMOS NADA!

© Copyright 2022, Todos los derechos reservados | By BeHealth