Fenitoína

Icono Enfermedades para las que se indica

La fenitoína se usa para controlar cierto tipo de convulsiones y prevenir las convulsiones que pueden empezar durante o después de la cirugía de cerebro o del sistema nervioso.

También se usa para controlar el ritmo cardíaco irregular.

Pertenece a una clase de medicamentos llamados anticonvulsivos. Actúa reduciendo la actividad eléctrica anormal en el cerebro.

Icono Modos de uso

La presentación de la fenitoína es en cápsulas de liberación prolongada (acción prolongada), en tableta masticable y en suspensión (líquido) para tomar por vía oral.

· La tableta masticable y la suspensión por lo general se usan de dos a tres veces al día.

· Las cápsulas de liberación prolongada por lo general se toman de una a cuatro veces al día.

Toma el fármaco aproximadamente a la misma hora todos los días. Sigue las instrucciones de la etiqueta el medicamento recetado. No tomes una cantidad mayor ni menor, ni lo hagas con más frecuencia de lo que indica la receta médica.

Es posible que el médico e indique que inicies con una dosis baja de fenitoína y que la incrementes gradualmente, no más frecuente de una vez cada 7 a 10 días.

Los diferentes productos de fenitoína se absorben en el cuerpo de distintos modos y no se puede sustituir uno por otro. Si necesitas cambiar de un producto de fenitoína a otro, es posible que el médico tenga que ajustar la dosis.

Agita bien el líquido antes de cada uso para mezclar el fármaco de manera uniforme. Usa un dispositivo de medición exacto para asegurarte de recibir la cantidad correcta del medicamento.

Traga las cápsulas de liberación prolongada enteras; no las partas, mastiques ni tritures. No tomes las cápsulas que estén descoloridas.

Puede mascar las tabletas masticables completamente antes de tragarlas o puede tragarlas enteras sin masticarlas.

La fenitoína puede ayudar a controlar tu afección, pero no la curará. Continúa tomando el medicamento fenitoína incluso si te sientes bien. No dejes de usarlo sin hablar con el doctor, incluso si experimentas efectos secundarios como cambios inusuales en el comportamiento o estado de ánimo. Es probable que el médico disminuya la dosis gradualmente.

Icono Precauciones que debes tomar en cuenta

ANTES DE TOMAR FENITOÍNA:

· Informa al médico si eres alérgico a la fenitoína, otros medicamentos de hidantoína como la etotoína (Peganone) o fosfenitoína (Cerebyx) a cualquier otro fármaco o a cualquiera de los ingredientes en la fenitoína.

· Dile al médico si tomas actualmente delavirdina (Rescriptor).

· Comunícale al doctor qué medicamentos con y sin receta, vitaminas, suplementos nutricionales y productos a base de hierbas tomas o tienes planificado tomar. Asegúrate de mencionar cualquiera de los siguientes: albendazol (Albenza); amiodarona (Nexterone, Pacerone); anticoagulantes (‘diluyentes de la sangre’) como la warfarina (Coumadin, Jantoven); medicamentos antimicóticos como fluconazol (Diflucan); ketoconazol (Nizoral), itraconazol (Onmel, Sporanox, Tolsura), miconazol (Oravig), posaconazol (Noxafil) y voriconazol (Vfend); algunos antivirales como efavirenz (Sustiva, en Atripla), indinavir (Crixivan), lopinavir (in Kaletra), nelfinavir (Viracept), ritonavir (Norvir, en Kaletra) y saquinavir (Invirase); bleomicina; capecitabina (Xeloda); carboplatin; cloranfenicol; clordiazepóxido (Librium, en Librax); medicamentos para el colesterol como atorvastatina (Lipitor, en Caduet), fluvastatina (Lescol) y simvastatina (Zocor, en Vytorin); cisplatina; clozapina (Fazaclo, Versacloz); ciclosporina (Gengraf, Neoral, Sandimmune); diazepam (Valium); diazóxido (Proglycem); digoxina (Lanoxin); disopiramida (Norpace); disulfiram (Antabuse); doxorrubicina (Doxil); doxiciclina (Acticlate, Doryx, Monodox, Oracea, Vibramycin); fluorouracilo; fluoxetina (Prozac, Sarafem, en Symbyax, otros); fluvoxamina (Luvox); ácido fólico; fosamprenavir (Lexiva); furosemida (Lasix); antagonistas H2 tales como cimetidina (Tagamet), famotidina (Pepcid), nizatidina (Axid) y ranitidina (Zantac); anticonceptivos hormonales (píldoras anticonceptivas, parches, anillos o inyecciones); terapia de reemplazo hormonal (TRH); irinotecán (Camptosar); isoniazida (Laniazid, en Rifamate, en Rifater); medicamentos para enfermedades mentales y náuseas; otros medicamentos para las convulsiones como carbamazepina (Carbatrol, Equetro, Tegretol, otros), etosuximida (Zarontin), felbamato (Felbatol), lamotrigina (Lamictal), metsuximida (Celontin), oxcarbazepina (Trilepta, Oxtellar XR), fenobarbital, topiramato (Topamax), y ácido valproico (Depakene); metadona (Dolophine, Methadose); metotrexato (Otrexup, Rasuvo, Trexall, Xatmep); metilfenidato (Daytrana, Concerta, Metadate, Ritalin); mexiletina nifedipina (Adalat, Procardia), nimodipina (Nymalize), nisoldipina (Sular); omeprazol (Prilosec); esteroides orales como dexametasona, metilprednisolona (Medrol), prednisolona y prednisona (Rayos); paclitaxel (Abraxane, Taxol); paroxetina (Paxil, Pexeva); prazicuantel (Biltricide); quetiapina (Seroquel); quinidina (en Nuedexta); reserpina; rifampicina (Rifadin, Rimactane, en Rifamate, en Rifater); analgésico de salicilato como aspirina, trisalicinato de magnesio colínico, salicinato colínico, diflunisal, salicilato de magnesio (Doan’s, otros) y salsalato; sertralina (Zoloft); sucralfato (Carafate); antibióticos de sulfas; tenipósido; teofilina (Elixophyllin, Theo-24, Theochron); ticlopidina; tolbutamida; trazodona; verapamilo (Calan, Verelan, en Tarka); vigabatrina (Sabril) y vitamina D.

· Hazle saber al médico si tomas actualmente antiácidos que contienen calcio, magnesio o aluminio (Maalox, Mylanta, Tums, otros). Seguramente te indicará que dejes pasar un poco de tiempo entre la toma del antiácido y la de fenitoína.

· Comunícale al médico qué productos a base de hierbas usas actualmente, en especial si se trata de la hierba de San Juan.

· Informa al doctor si alguna vez has desarrollado un problema del hígado mientras tomas fenitoína.

· Avísale al médico si bebes o alguna vez has bebido grandes cantidades de alcohol. Dile también si tienes o alguna vez has tenido diabetes; porfiria (afección en la que algunas sustancias naturales se acumulan en el cuerpo y podrían causar dolor de estómago, cambios en la forma de pensar y en la conducta u otros síntomas); osteopenia, osteomalacia u osteoporosis (afecciones en las que los huesos son blandos o quebradizos y pueden romperse con facilidad); bajos niveles de albúmina en la sangre; o enfermedad cardíaca, renal o hepática.

· Hazle saber al médico si estás embarazada, si tienes planes de quedar embarazada o si estás amamantando. No debes quedar embarazada mientras tomas fenitoína, pues este fármaco puede dañar al feto.

· Si vas a someterte a una cirugía, incluida una dental, informa al médico o dentista que toma actualmente fenitoína.

· Ten en cuenta que este medicamento puede causar mareos, somnolencia y problemas con la coordinación. No conduzcas un vehículo ni operes maquinaria hasta que sepas cómo te afecta.

· Debes saber que tu salud mental puede cambiar y puedes tener tendencias suicidas mientras estés tomando fenitoína. Un pequeño número de adultos y niños mayores de 5 años de edad (aproximadamente 1 de cada 500 personas) que tomó anticonvulsivos como fenitoína para tratar diferentes condiciones durante los estudios clínicos tuvo pensamientos suicidas durante su tratamiento. Algunas de estas personas desarrollaron pensamientos y comportamientos suicidas tan pronto como una semana después de empezar a tomar el medicamento. Tu familia familia, encargado del cuidado o tú mimo deben llamar al médico inmediatamente si experimentas alguno de los síntomas siguientes: ataques de pánico, agitación o nerviosismo, irritabilidad nueva o que empeora, ansiedad o depresión; acciones o impulsos peligrosos; dificultad para conciliar el sueño o permanecer dormido; comportamiento agresivo, enojo o violencia; manías (frenético, emoción anormal); hablar o pensar acerca de deseos de lastimarse o terminar con su vida; alejarse de los amigos y la familia; preocupación por la muerte o morir; regalar posesiones preciadas o cualquier otro cambio inusual en el comportamiento o ánimo.

· Habla con el médico sobre la mejor manera de cuidar tus dientes, encías y boca durante el tratamiento con este fármaco. Es muy importante que cuides tu salud dental adecuadamente para disminuir el riesgo de daño a las encías ocasionado por la fenitoína.

Icono Posibles Reacciones Adversas

La fenitoína puede causar un aumento de los niveles de azúcar en la sangre. Habla con el médico sobre los síntomas de la azúcar alta en la sangre y lo que debes hacer si experimentas los síntomas.

Este fármaco puede ocasionar efectos secundarios. Informa al médico si alguno de estos síntomas es grave o no desaparece:

· Dificultad para conciliar el sueño o permanecer dormido

· Movimientos oculares incontrolables

· Movimientos corporales anormales

· Pérdida de coordinación

· Confusión

· Dificultad para hablar

· Dolor de cabeza

· Cambio en el sentido del gusto

· Estreñimiento

· Crecimiento de vello no deseado

· Endurecimiento de los rasgos faciales

· Agrandamiento de los labios

· Crecimiento excesivo de las encías

· Dolor o curvatura del pene

Algunos efectos secundarios pueden ser graves. Si tienes cualquiera de los siguientes síntomas o alguno de los enumerados en la sección Precauciones, llama al médico inmediatamente:

· Glándulas inflamadas

· Ampollas

· Náuseas

· Vómitos

· Ictericia en la piel u ojos

· Dolor en la parte superior derecha del estómago

· Cansancio excesivo

· Sangrado o moretones inusuales

· Pequeñas manchas de color rojo o morado en piel

· Pérdida de apetito

· Síntomas como de influenza

· Fiebre, dolor de garganta, sarpullido, úlceras en la boca, formación repentina de moretones o inflamación del rostro.

· Mareos, cansancio, ritmo cardiaco irregular o dolor en el pecho

· Falta de aliento

· Urticaria

Algunos efectos secundarios pueden ser muy graves. Si experimentas cualquiera de los síntomas siguientes, deja de tomar fenitoína y llama al médico:

· Inflamación del rostro, los ojos, la garganta, la lengua o los labios

· Dificultad para tragar o respirar

Icono ¿Qué hacer en caso de una sobredosis?

Si la víctima se ha desmayado, tiene convulsiones, dificultad para respirar o no puede despertarse, llama inmediatamente a los servicios de emergencia al 911.

Los síntomas de una sobredosis pueden incluir:

· Movimientos oculares incontrolables

· Pérdida de coordinación

· Habla lenta o dificultad para hablar

· Visión borrosa

· Fatiga

· Temblor incontrolable de una parte del cuerpo

· Náuseas

· Vómitos

· Coma (pérdida del conocimiento por un período de tiempo)

· Mareos, cansancio, ritmo cardiaco irregular o dolor en el pecho

· Falta de aliento

Icono Condiciones de almacenamiento

Conserva este medicamento en su envase, bien cerrado y fuera del alcance de los niños. Es recomendable mantenerlo a temperatura ambiente y lejos del calor excesivo y la humedad (no en el baño). No congeles el líquido.

Datos importantes que debes conocer

Es importante que mantengas una lista escrita de todas las medicinas que estás tomando, incluyendo las que recibiste con receta médica y las que compraste sin receta, dígase vitaminas y suplementos de dieta. Debes tener la lista cada vez que visites tu médico o cuando seas admitido a un hospital. Esta es una información importante en casos de emergencia.

Nombres comerciales por los que se conoce

· Dilantin®

· Phenytek®

Contacto

BeHealth

Somos un grupo multimedios especializado en promover la preservación de la salud física, mental y emocional de la población; a través del desarrollo de contenidos que impulsan a esta población a empoderarse y tomar el control de sus vidas.

Le ofrecemos a los ciudadanos un espacio de consulta frente a las diversas condiciones de salud que afectan su calidad de vida. ¡Recuerda QUE SIN SALUD NO TENEMOS NADA!

© Copyright 2022, Todos los derechos reservados | By BeHealth